Causas de la alteración de los pigmentos en la piel

12
Rate this post

El color de la piel es el resultado de varios factores internos y externos. De este modo, cuando se alteran los pigmentos de la piel se presentan manchas, imperfecciones, o tonalidades que rompen con la uniformidad. Esto puede ser ocasionado por factores genéticos y cambios hormonales, aunque también es una consecuencia de los rayos solares, la aplicación de cosméticos e incluso el uso de ciertos medicamentos.


VER MEJORES CREMAS DESPIGMENTANTES 


Por otro lado, los síntomas que están asociados con la pigmentación de la piel son muy variados. Las manchas o cambios de color no tienen tamaños ni formas específicas, y aunque en la mayoría de veces están limitados a zonas particulares, como el rostro, el cuello o los hombros, también pueden involucrar todo el cuerpo.

¿Cómo se produce la pigmentación de la piel?

En la epidermis se encuentra un conjunto de células llamadas melanocitos, cuya función principal es la producción de melanina. Esta sustancia básicamente consiste en un pigmento que es sintetizado para combatir el daño que puede ocasionar la luz ultravioleta, que forma parte de los rayos solares y que en caso contrario penetraría a las capas más profundas de la piel.

De este modo, nos encontramos con que la melanina es imprescindible para mantener nuestra piel saludable. No obstante, en ocasiones se presentan alteraciones en su producción, dando como resultado la aparición de manchas en determinadas zonas. Esto se traduce en el exceso o deficiencia de melanina, que son mejor conocidos como hiperpigmentación y despigmentación, respectivamente.

¿Qué es la hiperpigmentación?

Este tipo de alteración de los pigmentos de la piel se presenta cuando existen zonas más oscuras en comparación al color natural. Hay distintas causas para que esto ocurra, pero en la mayoría de casos se trata de varios agentes desencadenantes que estimulan a los melanocitos al mismo tiempo. Como resultado, habrá una mayor producción de melanina, o un incremento en el número de las células antes mencionadas.

Por ejemplo, la hiperpigmentación es algo frecuente en las mujeres, siendo ocasionada por estar en el exterior con el rostro expuesto, sin ningún tipo de protección frente a los rayos solares, y al mismo tiempo está atravesando por cambios hormonales, ya sea por consecuencia del embarazo o el uso de pastillas anticonceptivas.

Otros casos similares son las pecas, que pueden aparecer luego de haberse experimentado una quemadura solar. Asimismo se encuentran las enfermedades cutáneas inflamatorias, cuya alteración en la pigmentación suele extenderse por varios meses.

¿Qué es la despigmentación?

El déficit de melanina es el principal causante de este problema. Cuando se habla de despigmentación, estamos haciendo referencia a una pérdida progresiva del color, ya sea de manera local o en zonas de gran tamaño. Esto se debe a una ausencia de melanocitos, que son las células encargadas de producir melanina.

Por otra parte, cuando existe una baja presencia de melanocitos es lo que se conoce como hipopigmentación. En ambos casos, esto puede ser provocado por un efecto destructivo a nivel celular. Así nos encontramos con la despigmentación que suele presentarse luego de los tratamientos de crioterapia. También cabe mencionar el contacto de la piel con los rayos X y sustancias tóxicas. Los casos más extremos de este tipo de alteración en la pigmentación son el vitíligo y el albinismo, que requieren una atención médica especializada.