Saltar al contenido

Cómo tratar las pieles grasas

Rate this post

Las pieles grasas posen la principal característica de tener un aspecto oleoso en diversas zonas del rostro, específicamente en la zona T, donde suelen haber acumulaciones de puntos negros y barros. Debido a estas características, suele ser un tipo de piel propensa a presentar acné.

Por ese motivo, es común que las personas que poseen pieles grasas requieran de un tratamiento rutinario estricto para mantener controladas las imperfecciones del rostro y las zonas brillosas del mismo. Si deseas saber cuál es la mejor rutina para tratar este tipo de piel, continúa leyendo.

Limpieza facial profunda

Aunque sabemos que las limpiezas faciales son un cliché, son un elemento realmente importante en las rutinas para tratar las pieles grasas. De hecho, las mismas deben aplicarse tanto en el día como en la noche. Nosotros te recomendamos lavar el rostro con abundante agua y jabón neutral. Posteriormente, puedes proseguir restregando un cubo de hielo en movimientos circulares sobe todo el rostro, para tapar los poros y evitar que las bacterias puedan entrar a los mismos creando cebo.

Finalmente, te recomendamos comprar un gel limpiador que sea especial para pieles grasas, y que se adapte en específico a tu tipo de piel. Los indicados son aquellos que deben ser aclarados con abundante agua. Sólo debes aplicarlos sobre todo tu rostro haciendo movimientos circulares, y enfocarte en zonas donde se acumule más grasa, para que posteriormente puedas retirarlo con abundante agua.

¿Es correcto que hidrates tu piel?

La respuesta a esa pregunta es afirmativa, pues, aunque no lo creas, las pieles grasas pueden poseer descamaciones en ciertas zonas del rostro por falta de hidratación. Por ese motivo, te recomendamos encontrar una crema facial hidratante que posea aloe vera, y que además, sea especial para pieles grasas. De esta forma, tu piel estará hidratada sin tener un aspecto brilloso.

Aplica mascarillas naturales

Existen diversos tipos de mascarillas naturales, que puedes hacer en casa con facilidad y que son de gran ayuda para controlar el aceite que producen las pieles grasas. Una excelente mascarilla natural para este tipo de piel, es la de tomate, ya que este además de poseer vitaminas A y C cumple la misma función que la de un astringente.

Para su preparación necesitarás: dos tomates sin piel, una cucharada grande de jugo de limón, y dos cucharadas grandes de azúcar. Bate todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea, y aplícala sobre el rostro limpio, haciendo movimientos circulares durante 20 minutos. Posteriormente, retira con abundante agua fría.

Tus productos faciales deben ser aptos para pieles grasas

Muchas de las personas que poseen pieles grasas, no se fijan en qué ingredientes poseen sus productos de maquillaje, cremas, protectores solares, entre otras cosas. Esto es un grave error, ya que muchos de ellos contienen bases aceitosas que pueden empeorar la condición de la piel. Por ese motivo, te recomendamos revisar los ingredientes de los productos, que vayas a aplicar en la piel grasa antes de comprarlos.

Finalmente, te recomendamos mantener una alimentación sana. Aunque muchas personas no lo crean, los alimentos grasos como chocolates o hamburguesas, pueden causar una mayor acumulación de cebo en el rostro. Además, es importante también que tomes agua con regularidad.

Ahora bien, si posees un rostro con exceso de grasa y un acné grave, es estrictamente necesario que asistas a un dermatólogo, para que este analice tu situación y te recomiende una solución apta para tu piel.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: