Saltar al contenido

¿Diferencias entre las sábanas de coralina y las de franela?

Rate this post

A medida que llega el invierno, crece el interés por el tipo de sábanas que ponemos en la cama, ya que cada vez buscamos más que mantengan el calor y nos abriguen toda la noche para no amanecer helados como si de un iceberg se tratase. Buscamos sábanas calentitas de las que hacen que cueste levantarse de la cama por las mañanas.

Todos sabemos a qué sábanas nos referimos cuando pedimos sábanas suaves y calientes, pero, a veces, nos cuesta llamarlas por su nombre, porque todas son sábanas térmicas que mantienen el calor. Sin embargo, hoy os contamos las diferencias entre las sábanas de coralina y las de franela para que podáis elegir con más rigor y sorprender al personal de la tienda con vuestra terminología.

¿Qué son las sábanas de franela?

Las sábanas de franela son las sábanas más antiguas y las que más se conocen. Seguramente vuestra madre os las puso de pequeños porque las heredó de vuestra abuela, y vuestra abuela, a su vez, las heredó de su madre, etc. (¡No descarto que se las pongáis a vuestros hijos!)

Su composición es bastante natural, pues su principal componente es el algodón, en cantidades superiores al 80% para ser unas auténticas sábanas de franela. Os podéis imaginar lo calentitas y suaves que son estas sábanas con un 80% de algodón.

Otra característica positiva de estas sábanas es que la estructura de su tejido permite la transpiración, por lo que, aunque duermas calentito, no se suele sudar con ellas. Por lo tanto, son ideales para climas templados, pero no aseguran el aislamiento profundo.

El precio más bajo por el que encontrar estas sábanas puede ser de unos 15 euros, que no os extrañe. Sin embargo, siempre se puede mirar la composición para asegurarse de que son sábanas de franela originales, y, cierto es, que unas buenas sábanas de franela de las que duran de generación en generación pueden costarnos bastante más.

¿Qué son las sábanas de coralina?

Las sábanas de coralina son más novedosas, pero se asemejan bastante a las de franela. La diferencia principal es que el componente primario es microfibra sintética. Estas cuentan con un tacto totalmente aterciopelado, ideado por la industria moderna para mejorar la experiencia de las sábanas de franela,  y son más acolchaditas aún. Pese a este grosor, se secan más rápido que las de franela y nos protegen de ambientes fríos y húmedos. La coralina es un tejido tan popular que ahora se suelen vender incluso prendas hechas con coralina como pijamas, sudaderas, mantas, zapatillas, etc.

 

Otra ventaja de las sábanas de coralina es su fácil lavado pues, al lavar tus sábanas de coralina, puedes meterlas en la lavadora sin problema y tenerlas secas en muy poco tiempo usando secadora o secándolas al aire; favoreciendo esto último que tus sábanas duren más.

El precio de las sábanas de coralina suele ser un poco más elevado que las de franela por su compleja elaboración, pero suelen durar bastante más. Las más baratas podrían conseguirse por 25 euros y, nuevamente, sin límite de precio. Una página online que suele tener grandes ofertas calidad-precio en sábanas de coralina es GOTEXTIL, sábanas ideales para regalar a los nuestros, porque, además, tienen gran variedad de diseños.

Recomendaciones generales: no olvidéis lavar vuestras sábanas antes de usarlas para que se desprendan de los residuos de fábrica y se vuelvan esponjosas. (Preferible no lavar junto a otras prendas delicadas por si sueltan hilitos o pelusilla) ¡Eso sí! Cuidado al secarlas, no queremos que pierdan su tacto por secarlas excesivamente.

¡A dormir calentitos!

A %d blogueros les gusta esto: